Cerrando 2012, Episodio 3

¿A caso pensabas que con dos posts iba a ser suficiente? ¡Ni de broma! Esto es una trilogía porque me ha dado por condensar, que tengo material como para hacer dos veces las 6 pelis de Star Wars. Ahora sí que cierro 2012 y dejo encarado 2013, si sigues leyendo claro…

Odigeo

Recuerdo el día en que Ricardo entrevistó a un tío canoso que fue a su oficina respondiendo a una oferta para desarrollador Java. En esa entrevista hubo un momento peculiar, cuando me preguntó “Llevas en 15 meses dos cambios laborales. ¿Podrías decirme por qué?“, a lo que contesté con total honestidad “¡Claro! Me aburro, y no aguanto aburrirme en el trabajo.” Para mí, el trabajo debe alimentar mi cabeza primero, mi cartera después. Dos semanas después, empecé a trabajar en Opodo, ahora Odigeo tras fusionarnos con eDreams, GoVoyage y Travellink.

Desde ese día y hasta ahora todos hemos cambiado en la oficina. Nos subimos a un tren que pasó a nuestro lado con el firme propósito de convertirnos en locomotora. Tras casi dos años en Odigeo, puedo decir que nuestra oficina de Madrid es especial, y que avanzamos por los vagones del tren para convertirnos en locomotora. Este año que viene estoy convencido que será un gran año para Odigeo en general, para Odigeo Madrid en particular. Nos esforzamos en convertirnos en un centro de desarrollo de personas y, además, de software de la hostia.

El silbato

Cerrando 2012

Durante este año, casi sin darme cuenta, he aprendido mucho no, muchísimo, y lo que suena con más fuerza en mi cabeza es la palabra equilibrio. Este año, como ya he comentado en el Episodio 2, no ha sido equilibrado. Pero, gracias a ese desequilibrio, he conocido a un montón de gente especial, como diría Yair, uno de mis Bros (Johan es el otro), además de tener la oportunidad de ayudar a mis compañeros de Odigeo Madrid en nuestro largo viaje a través del vástago océano ágil. Ahora mi trabajo consiste en investigar, enseñar lo investigado y trabajar con casi 50 personas que somos en la oficina.

Cierro un año lleno de experiencias nuevas, de caminos recorridos y aún por recorrer. Lo cierro mirando atrás mientras suena en Spotify Good Times, Bad Times de mis adorados Led Zeppelin. ¿Casualidad?

Buscando el equilibrio

Tengo claro que el ser humano aprende a base de desequilibrios. Para conocer el bien hay que conocer el mal, para conocer la oscuridad debemos conocer la luz. Y para encontrar el equilibrio, vamos dando bandazos de un lado a otro. Lo verdaderamente importante es que esos bandazos sean cada vez más pequeños, señal inequívoca de que estás alcanzando el equilibrio.

El 2013 es un año en el que no debo, quiero recuperar el equilibrio, volver a tener tiempo para mi gente, y no dejar de lado mis planes.

Encarando 2013

2013 tiene una pinta estupenda. Hace tiempo le dije a Pechu que 2012 sería un buen año, pero que 2013 será mejor. En enero estamos preparando un Coaching Dojo tal y como me comprometí en el anterior, para el jueves 24. Justo al día siguiente, comenzamos una nueva costumbre en la oficina, las katas. De forma periódica realizaremos katas de programación para aprender cosas nuevas, trabajar con quien no solemos trabajar y fomentar las relaciones personales. Y para febrero, un Open Space sobre QA y Agile.

Por otra parte, seguimos con los intercambios profesionales que pusimos en práctica este mes con Antonio de Kaleidos. Para enero tengo ya un par de amigos a los que debo buscar hueco.

Planes maléficos para conquistar el mundo

Armado con un silbato y una caja de legos, tengo que organizar mi agenda para ver a un par de amigos y preparar formaciones para este año que viene. Me he propuesto comenzar a dar formaciones puntuales los fines de semana orientadas a aumentar la felicidad de la gente. Tengo muchísimo interés por ver cómo funcionan los mecanismos internos de motivación, de aprendizaje y, en resumen, cómo podemos hacer que nos levantemos cada día con ganas de trabajar; eso significa que nuestro trabajo se ha convertido en algo parecido a nuestra segunda casa.

Y bueno, uno no consigue conquistar el mundo sin un buen ejército detrás, así que espero que este año sí que sea el año en que venga un Juanmita o una Pechuguita al mundo, ¡que para tener los 9878765 hijos que queremos tener se nos acaba el tiempo!

A todos vosotros

Sí, a todos los que habéis sido partícipes de este año, gracias, gracias de corazón. Sin vosotros este año no hubiera sido tan maravilloso y, sobre todo, tan constructivo. Incluso aquellos que han puesto piedras en el camino, gracias a vosotros también. Y a algunos, sabéis que os echo de menos. Para todos… ¡hasta el año que viene!

Anuncios

Acerca de juanmagomez

Acerca de mí tengo un teléfono, mi portátil, el ipad y esas cosas.

Publicado el diciembre 30, 2012 en Agile, Eventos, Formación, Otras cosas, Scrum. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: