Hasta pronto, Odigeo

Sí, esto es lo que parece. Ayer terminó mi periplo diario en Odigeo (antes Opodo). Hace casi 2 años y medio que entré a formar parte de esta estupenda oficina. Desde entonces y hasta ahora nos hemos equivocado, hemos acertado y, sobre todo, hemos aprendido. Hoy se cierra una etapa y comienza otra muy excitante: a partir de ahora trabajaré como freelance.

El comienzo

Cuando entré en abril de 2011 éramos Opodo, una empresa con una idea: algo que se llama Scrum. Ese primer día, tras presentarme a mis compañeros de equipo, vino un tipo con barba, argentino, que me dijo: “Hola, soy Ariel. Soy el couch de la oficina…“. En esa época Ariel estaba recién aterrizado e intentando que algún equipo entendiera por dónde iban los tiros de eso que algunos llaman Agilismo. En nuestro caso, no teníamos ni tablón ni nada parecido. Tampoco teníamos ninguno conocimiento de qué iba esto. Tan sólo éramos Juancar, Busti y yo.

AOS 2011

¡Pedazo de expedición que montamos! Fue el primer evento al que acudí. Ya llevaba dos meses en Opodo, y nos fuimos un nutrido grupo de compañeros interesados en el agilismo a ver qué se cocía por ahí. Gracias a que Ariel estaba continuamente imprimiendo energía y empuje en el sistema nos fuimos aproximadamente un 30% de la gente de la oficina.

Recuerdo una sesión con los chicos de CDMON en la que querían saber cómo otras empresas estaban empezando con sus implantaciones de Scrum, a lo que rápidamente respondí con nuestro ejemplo: “Nosotros somos un equipo de tres personas, y por eso nuestro tablón es una cuadrícula: una zona para cada uno del equipo y otra común. En la planificación nos autoasignamos qué vamos a hacer durante el sprint y lo colocamos en nuestra zona y…“… y se oyó un ¡ZAS! Alguien de los allí presentes entendió perfectamente lo que yo no entendí en ese momento. “¡¡¡¿¿¿Pero que os preasignáis las tareas???!!!“. Sí, las preasignábamos. Y sí, éramos previsibles: lo que caía en la zona común no lo hacía nadie.

Xavier Quesada

En septiembre de 2011 vino Xavier Quesada (no creo que haga falta decir quién es) a trabajar una semana con nosotros y, de paso, a darnos el curso de CSM a los que aquí quisimos. Fue una experiencia que nos supuso hacer un level-up fantástico. Nuestros tablones cambiaron, se hicieron más sencillos y muchísimo más poderosos. Además, salimos muchos CSMs de allí, y nos dio algunos trucos que fueron de mucha ayuda.

¡Qué viva el Scrum-masterismo!

Tras el incansable trabajo de Ariel y alguna ayudita de su gran amigo Alan Cyment, se propusieron dos personas para ser Scrum Masters a tiempo completo y ayudar a todos los equipos. En julio de 2012, Raúl y yo empezamos a hacer lo mejor que podíamos de Scrum Masters. Comenzamos a ayudar a nuestros equipos y a Ariel con algunas cosas de la oficina. Por esta época ya no éramos Opodo, ya éramos Odigeo, y empezábamos a sentir la necesidad de que varias personas “cuidaran” de nuestra forma de trabajar y la llevaran un paso más allá. Nosotros sentíamos y creíamos en lo que hacíamos.

Ya teníamos inicios de Product Owners y todos entendíamos un poco más la diferencia entre hacer ágil y ser ágil. Todos trabajamos con nuestros sprints fijos, totalmente sincronizados todos los equipos, hacíamos nuestras retrospectivas y teníamos nuestros backlogs de mejora de equipo. Ya estábamos en el camino, y muy centrados.

El primer gran impedimento

Así fue todo hasta que apareció frente a la puerta de Raúl una oportunidad de esas a las que no puedes cerrar tu puerta. Y poco más quedaba para que Ariel, que ya venía pocas veces, dejó de venir. Y lo que antes hacíamos entre los 3, ahora lo hacíamos entre Ariel y yo, siendo yo un total inexperto. Y, tras algunas equivocaciones, salimos adelante.

Los retos

En toda esta vorágine de cambio nos encontrábamos en plena expansión del equipo y de integración con el resto de oficinas de Odigeo, cada una con una cultura y una metodología distintas. Los grupos empezaron a elegir a su Scrum Master, que venían a ser nuevos facilitadores de las reuniones. Ahí es cuando empecé a darme cuenta de cuánto camino nos quedaba por recorrer. Había demasiado por delante y muchas ganas de muchas personas por seguir andando, despacito, pero sin parar.

Teníamos bastante camino ya recorrido, pero toda la expansión e integración con otras oficinas supuso el mayor reto al que me he enfrentado. ¿Por qué? Porque empezamos a contar con mucha gente nueva, algunos en Madrid y otros muchos fuera, con formas de pensar muy distintas. Esto hizo que fuera algunas veces a la oficina de Barcelona para darles un poco de formación y apoyarles en el día a día. Desde luego, los nuevos compañeros que allí encontré son de una altísima calidad tanto humana como profesional.

El resultado

A día de hoy, cada vez hay más compañeros en Odigeo que ven como algo positivo el acercamiento de las metodologías ágiles. Cada vez hay menos resistencia y, hoy por hoy, en Madrid cuentan con un nutrido grupo de Scrum Masters con ganas. Ojalá llegue el día en que dejen de tener el rol compartido loquesea-scrummaster. Eso significará que se ha entendido de verdad la fuerza y la importancia del Scrum Master. La perspectiva que tienen creo que es muy buena, tienen lo que necesitan: ganas y un entorno favorable.

Por otro lado, ya hemos conseguido hacer dos casi-incepciones. Y menos mal que las hicimos. ¿Aceleraron las cosas? No, pero consiguieron que todos habláramos el mismo lenguaje y que, desde ingeniería, entendiéramos las necesidades reales de las personas implicadas en esos dos productos. ¿El siguiente reto? Quizá reducir a 3 días lo que ahora se tarda en hacer 4 ó 5 meses. ¿Se puede? Desde luego que sí. ¿Se hará? Si lo necesitan, sí.

A partir de ahora

A partir de ahora nuestros caminos se separan. Sí es cierto que me tendrán ahí cuando me necesiten. Mis compañeros me tendrán siempre a su disposición tras nuestras respectivas jornadas, y Odigeo siempre y cuando me quiera contratar 😀

Como comentaba al principio, gracias al apoyo de algunas personas comienzo un nuevo estilo de vida. Tengo muchas ideas, y esas ideas debo materializarlas. Tengo muchas ganas de montar formaciones, así como hacer sesiones y preparar colaboraciones con diferentes empresas. Pero, por encima de todo, tengo mucha hambre, hambre de aprender. ¿Mi próximo objetivo? Me encantaría hacer un buen curso de Coaching Ejecutivo, así que voy a tener que hablar con los chicos de Izada, que seguro me aconsejan genial.

Anuncios

Acerca de juanmagomez

Acerca de mí tengo un teléfono, mi portátil, el ipad y esas cosas.

Publicado el agosto 17, 2013 en Otras cosas, Trabajos. Añade a favoritos el enlace permanente. 10 comentarios.

  1. Tengo la seguridad de que llegarás allá donde te propongas así que sólo te deseo que disfrutes del camino.
    Muchas gracias por todo lo que me has dejado aprender de ti y de este nuevo mundo aún muy desconocido para mí.

    ¡Ánimo! 😉

    • Muchas gracias Pedro 😀

      La verdad es que es un lujo encontrar a gente en tu camino como tú. Y, con el tiempo, te das cuenta que todos aprendemos de todos, así que gracias a ti también por lo que me has dejado aprender de ti 😉

      Un abrazo enorme compi.

  2. Lo dicho: ¡¡¡que vaya todo genial!!! Seguro que vas a hacer mucho bien por esos mundos, me alegro de que más gente vaya a poder aprovechar tu conocimiento y pasión.

    Y como la suerte, independientemente de la voluntad, nunca sobra, ahí va también un “¡mucha suerte!” 😉

    Ha sido muy interesante leer sobre la travesía en Odigeo.

    Eso sí, te confieso que he echado muy en falta una cosa en este post: la motivación del cambio. El porqué. Aunque probablemente la omisión no sea accidental y simplemente hayas preferido no ir a tan “bajo nivel” 🙂

    Un abrazo muy fuerte, ex-compañero-en-potencia 😉

    • Hey!!! Excompi en potencia! Jajajaja.

      Muchas gracias por los ánimos Isidro. La verdad es que hay varios motivadores del cambio, siendo el principal de ellos la oportunidad que tengo de vivir nuevas experiencias. Todo lo que he ido haciendo este último año ha dado muy buenos frutos, y estoy encantado de poder seguir aprendiendo y abriendo horizontes nuevos.

      En cuanto al resumen de la travesía por Odigeo, la verdad es que se queda muy corto. Es imposible condensar casi dos años y medio tremendos en un post. Lo que sí puedo decir abiertamente es que esta oficina es un sitio especial, con sus cosas a mejorar, como todos los sitios. Así que desde aquí animo a todo el que me lea a que envíe su CV y pruebe.

      ¡Un abrazo grande!

  3. Antonio de la Torre

    Flipado me dejas con tu aventura. Ya me contarás y más pronto que tarde. Te invito a una cerve ya!

    Suerte! 🙂

    • ¡Hola Antonio!

      Nos tomamos esa cerve cuando quieras, ¡faltaría más! 😀

      ¿Has vuelto ya de tus vacaciones? Si quieres, para cuando vuelvas, montamos unas cañitas ágiles y así aprovechamos para juntarnos unos cuantos y retomar asuntos.

      Un abrazo fuerte.

  4. Juanman te irá bien seguro eres un gran profesional, y no creo que yo me fuera de Odigeo fuera un inconveniente tan grande, si no una nueva oportunidad para afrontar un reto diferente.

    Te irá fenomenal seguro, lo sé… Y cuando quieras una cerve, ya sabes 🙂

    Un abrazo

    • Hola Raulete.

      Imagino que ya conoces la muy famosa ecuación “Gran oportunidad profesional” == “Marrón” 😀

      La verdad es que fue un momento complicado, pero creo que hicimos las cosas muy bien y, sobre todo, con el mejor de los ánimos.

      Y por lo demás, ya sabes para cuándo tenemos esas cañas. De todas formas, el lunes de la semana que viene hay Agile&Beers de MadriAgil, aunque no creo que le eches huevos… 😉

      Un abrazo, amigo.

  5. Mucha suerte en tu nueva etapa compi. Se como te sientes ahora mismo porque seguro que se parece mucho a cuando di el salto igual que tu hace ya casi 6 meses.

    Ya veras que merece la pena. Que vas a aprender a un ritmo vertiginoso y conocer y colaborar con un montón de gente interesante entre los que espero me incluyas! 😉

    Nos vemos pronto!

    • ¡Buenas Isra!

      Una de las cosas que más me motivan y me animan es poder tener libertad para hacer un montón de cosas con gente como tú, y lo sabes, así que espero que esto suponga el comienzo de un montón de cosas juntos.

      Por ahora estoy muy contento, pero no es más que el principio. Espero llevarlo igual de bien cuando las cosas no sean tan favorables.

      Un abrazo grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: